La actualidad - índice actualidad

 
 Nuestras noticias mes a mes

 

La actualidad (titulares de nuestras ediciones)


 Busca en noticiasdot.com


 
 

  Match: 
 Any word All words Exact phrase
  Sound-alike matching

 

 
 Registro de dominios


 

Científico boliviano desarrolla traductor multilingüe automático

Los internautas podrán subir a la "Torre de Babel" en que se ha convertido la red electrónica mundial o Web, donde hay contenidos en al menos 65 idiomas, con el uso de un traductor multilingüe automático inventado en Bolivia.

Para superar la confusión idiomática que reina en la red, en la que el inglés pese a tener primacía no ha podido imponerse, los internautas cuentan ahora con el traductor Atamiri, cuyas virtudes están a prueba en el "chat" denominado "qopuchawi".

En la lengua aymara, Atamiri significa "comunicador" y "qopuchawi" equivale a "sitio donde se charla".

El matemático boliviano Iván Guzmán de Rojas, de 68 años, explicó a EFE los alcances de su invento que permite dialogar en la red en español, francés, italiano, portugués, rumano e inglés, pero tiene potencial para otros seis idiomas.

La puesta en marcha del programa en la web hizo posible que el Atamiri, concebido hace dos décadas pero que ha sufrido retrasos en su desarrollo por diversos motivos, dé un salto a la modernidad y muestre sus beneficios para los internautas, indicó el inventor.

El programa "qopuchawi" puede bajarse gratuitamente de la red mundial (www.atamiri.cc) y fue estrenado hace un mes en París ante la Unión Latina, que financió la inclusión del rumano con un modesto presupuesto de 60,000 dólares para una versión piloto.

El científico boliviano le asigna al Atamiri, que usa para sus traducciones multilingües una matriz basada en una representación formal del aymara, un gran futuro en el mercado global de las traducciones porque permite la interconexión entre varias lenguas.

A diferencia del traductor Systran, que se usa en Europa, que trabaja con 16 lenguas y permite la traducción de idiomas por pares, el invento boliviano puede traducir varios idiomas a la vez reduciendo los costos de la inversión.

Para ilustrar las diferencias entre ambos programas, Guzmán de Rojas asegura que su creación ofrece la traducción del italiano, el francés y español al portugués, del sueco al inglés, y tiene el rumano, que no lo posee el Systran.

Las otras lenguas que el inventor está desarrollando con el "trabajo hormiga" de un equipo compuesto básicamente por su esposa, Gladys Dávalos, y su hijo Marcel, son el sueco, el ruso, el holandés, el húngaro, el alemán y el aymara, lengua indígena hablada en Perú y Bolivia.

Estas otras seis lenguas podrán entrar al chat "qopuchawi" en dos meses más, conforme avance la elaboración del vocabulario de cada idioma.

"Todo el mundo pensó que el inglés se iba a convertir en el lenguaje universal en Internet, pero eso no ha sucedido y el buscador Google tiene un directorio de 65 lenguas, porque todos quieren salir con identidad propia en la red", apuntó.

Si bien Guzmán de Rojas trabaja en su invento desde hace 20 años, no pudo explotarlo por falta de dinero y por haberse dedicado en la última década a trabajar en la Corte Nacional Electoral (CNE) de Bolivia, de la que fue su presidente.

Volcado nuevamente a su ingenio está decidido a explotarlo comercialmente en el mercado global de las traducciones y confesó que, para eso, busca casi desesperadamente a inversores bolivianos que estén dispuestos a financiar de inicio dos millones de dólares y luego entre cuatro o seis millones para completarlo.

El inventor considera esa inversión pequeña para desarrollar un adecuado nivel lexicográfico, permitiendo hasta 80,000 entradas por lengua, de la docena de idiomas que planea ofrecer para traducciones con un 95 por ciento de calidad.

Los cálculos de expertos en el sector señalan que el mercado de traducciones a través de Internet tiene un potencial de 4,000 millones de dólares anuales, cifra que, según Guzmán de Rojas, debería estimular a cualquier "inversor boliviano con visión de negocios".

El inventor está empeñado en que Atamiri se lance al mercado con el sello boliviano aunque está consciente de que si no se encuentra a un inversor local deberá buscarlo fuera del país, con el riesgo de que luego lleve una etiqueta trasnacional. AGENCIA EFE




 

jueves mayo 23, 2002


Direcciones de correo electrónico: Editor Angel Cortés - Redacción - Información